Seis consejos para poner tu coche a punto para este invierno.

Nuestro coche debe estar siempre a punto si no queremos llevarnos sorpresas desagradables, pero en invierno es especialmente importante tener en cuenta algunos aspectos.

El frío ha decidido hacer acto de presencia (y de qué forma) y las condiciones meteorológicas adversas también afectan a nuestros vehículos, nuestra conducción y nuestra seguridad.

Aquí te dejamos algunos consejos sobre qué debes revisar para tener el coche a punto para el frío, la nieve y la lluvia.

Mantenimiento de vehículos en invierno

Neumáticos: nos unen al terreno.

Son uno de los elementos de seguridad más importantes y que, por lo tanto, más conviene tener en perfectas condiciones; de su estado depende cómo responda nuestro vehículo en una situación de riesgo. Conviene revisar profundidad del dibujo, abultamientos, cortes, presión…

A tener en cuenta: se recomienda llevar neumáticos de invierno si solemos circular por zonas donde la temperatura suele estar por debajo de los 7 grados y tener disponibles las cadenas para nieve.

Luces: para ver y ser vistos.

La visibilidad es un factor muy importante para la seguridad y que se ve afectada por la lluvia, la niebla o la nieve. Las lámparas deben iluminar en su justa medida y los faros no presentar opacidades o arañazos.

A tener en cuenta: si quieres saber más, tienes información adicional en nuestro post >>> https://talleresocastro.es/por-que-es-importante-el-ajuste-correcto-de-los-faros/

Limpiaparabrisas: despeja tu camino.

Las escobillas suelen sufrir con las temperaturas del verano y, a veces, no llegan en condiciones a cuando más las vamos a necesitar, cuando llega la lluvia, la escarcha o la nieve.

A tener en cuenta: recuerda que también deben retirar la suciedad lanzada por los vehículos que nos preceden en la circulación y, si no están en buen estado, no lo harán bien.

Lunas y cristales: limpios y sin defectos.

Un asunto de visibilidad, de nuevo, y de seguridad. Una luna con defectos, o con algún pequeño impacto, podría rajarse completamente por culpa de un cambio brusco de temperatura. Asegúrate de que la tuya está en perfectas condiciones.

A tener en cuenta: no debes usar agua caliente para deshacer la escarcha o el hielo del parabrisas; recuerda, cambios bruscos de temperatura, mejor no.

Climatizador: ni frío, ni calor.

Cuando viajamos queremos ir a gusto en nuestro vehículo, tanto en invierno como en verano. Pero en las épocas más frías, además, es especialmente importante asegurarnos de que nuestro sistema funciona bien para que no interfiera en la seguridad: comprueba que funciona correctamente como sistema antivaho.

A tener en cuenta: los especialistas recomiendan que no haya más de diez-quince grados de diferencia entre la temperatura exterior y la interior del vehículo.

Revisión mecánica general: asegúrate de que todo vaya bien.

No hay un periodo oficial ni un número de kilómetros exacto, pues depende de cada vehículo y marca, pero, en general, se recomienda, como mínimo, una revisión anualmente o cada 15.000 km (lo que llegue antes).

Para saber qué operaciones tenemos que hacer en nuestro vehículo, podemos recurrir al libro de mantenimiento oficial o a nuestro taller de confianza.

Lo más común es:

  • Cambio de aceite.
  • Cambio de filtros.
  • Revisión y/o rellenado de líquido refrigerante y de frenos.
  • Comprobación del estado general: frenos, luces, suspensión, amortiguadores, batería, cables, manguitos…

A tener en cuenta: las revisiones y el mantenimiento del vehículo pueden ahorrarte averías mucho mayores y costosas y aseguran que tu vehículo responderá correctamente en caso de riesgo.

Recurre siempre a profesionales acreditados y con experiencia para no tener problemas de garantías. Tu seguridad es lo primero.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat