Claves para ahorrar combustible: cuida este elemento y conduce así de manera eficiente

coche

Claves para ahorrar combustible: cuida este elemento y conduce así de manera eficiente

LOS NEUMÁTICOS:

La subida de los carburantes es imparable y así continuará durante todo el año según las previsiones. Momento para resetearnos y modificar algunos de nuestros hábitos no solo en nuestra manera de conducir, también en el mantenimiento del vehículo. En este sentido, los neumáticos, piezas clave en la seguridad durante la conducción, juegan un papel fundamental en la factura de combustible cada vez que repostamos.

Multimarca O Castro realiza el cambio de neumáticos en su taller mecánico de Lalín y de Pontevedra.

Además de la presión y del desgaste del neumático que todos sabemos que es importante ya no solo para la seguridad sino también para el consumo del vehículo. Hay una circunstancia que pocos conocen y que nosotros llevamos a cabo en nuestros talleres mecánicos:

Cuidar que el paralelo del vehículo esté bien. Una de las operaciones de mantenimiento que los profesionales recomiendan hacer con cierta periodicidad es realizar “el paralelo” del coche, es decir, ajustar el alineado de las ruedas delanteras y traseras.

Multimarca O Castro realiza el mantenimiento de neumáticos en su taller mecánico de Lalín y de Pontevedra.

 

LA CONDUCCIÓN EFICIENTE:

Para no despilfarrar lo primero que se debe hacer es arrancar el motor del coche sin pisar el acelerador. En los motores de gasolina se puede comenzar a circular justo después del arranque, mientras que en los diésel es recomendable esperar unos segundos. Durante la conducción, intentaremos mantener la velocidad lo más uniforme posible, evitando frenar, acelerar y cambiar de marcha si no es necesario. Es decir, conducción suave, siempre intentando adelantarnos a los acontecimientos para evitar frenadas bruscas.

Para economizar la gasolina es preferible usar el aire acondicionado a bajar las ventanillas si tienes calor. Otro consejo es conducir con la marcha más larga y evitar revolucionar el motor, si se puede. Si las condiciones del tráfico te lo permiten, no superes las 2.500 revoluciones a la hora de cambiar a una marcha más larga si cuentas con un gasolina y de las 2.000 revoluciones si estás al volante de un coche diésel. Aprovecha las bajadas para ahorrar en el consumo de combustible, y en las subidas, retrasa al máximo la reducción de marcha, incrementando ligeramente la presión sobre el acelerador.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat