Cambiar los componentes del vehículo, ¿cuándo?

Cambiar los componentes del vehículo, ¿cuándo?

El correcto funcionamiento de los distintos componentes de tu vehículo influye en aspectos importantes como el confort, la eficiencia, el ahorro, la duración de tu vehículo… pero, lo más importante, también influye en la seguridad.
Sin entrar en pormenores o en especificaciones de marca y modelo de vehículo, los fabricantes nos dan una serie de recomendaciones generales que nos pueden ser útiles para tenerlas en cuenta a la hora de revisar y cambiar algunos elementos.

 

  • Baterías:

Cuatro o cinco años es la vida útil aproximada de las baterías, según los fabricantes. No obstante, esta duración puede verse afectada por el tipo de conducción, el número de arranques y la marca de la batería. Obviamente, te recomendamos que adquieras una marca de reconocido prestigio, como Bosch.

Ten en cuenta también que las baterías Start Stop suelen durar algo menos, entre dos y tres años.

  • Filtros de motor:

Revisar el filtro de aire cada 10.000 km y sustituirlo cada 20.000 km y cambiar el filtro de aceite siempre que se haga un cambio de aceite.

En motores diésel se debe sustituir el filtro de combustible cada dos años o 40.000 km y en motor gasolina, cada dos años o 60.000 km. Es importante respetar siempre el kilometraje recomendado por el fabricante del vehículo, porque, como en todo, hay variabilidad en función de marca y modelo.

  • Filtros de habitáculo:

Cada 15.000 km o, al menos, una vez al año es la recomendación de los fabricantes. De otra forma, se obliga a trabajar de modo forzado al sistema de climatización, lo que favorece la aparición de averías y afecta a la calidad y pureza del aire en el interior del vehículo.

  • Escobillas:

Se aconseja cambiarlas una vez al año; durante el otoño y el invierno sufren por el frío, la nieve o la lluvia y durante el verano por el calor. Por eso lo ideal es hacer el cambio en otoño, antes de que comiencen los fenómenos meteorológicos más extremos, cuando más las vamos a necesitar.

  • Aire acondicionado:

Cada dos años como mínimo será necesario realizar una revisión; este mantenimiento ayuda a prevenir averías complejas y costosas, además de alargar la vida útil del sistema. Además, el mantenimiento periódico previene la pérdida de refrigerante, lo cual dañaría el medio ambiente.

Cada 50.000 km o cada dos años se deben cambiar las lámparas, según los expertos.

Hay lámparas que tienen una mayor vida útil, depende del fabricante, y pueden llegar a los 100.000 km.

Sin embargo, en cualquier momento podríamos tener un fallo adicional, por lo que, se recomienda revisar todas las luces y señalizaciones luminosas antes de cualquier desplazamiento largo.

Tienes más información sobre la importancia de la iluminación en otro artículo de nuestro blog.

  • Bujías y calentadores:

Entre 30.000 y 60.000 km antes de tener que ser sustituidas. La vida útil de una bujía depende de sus características, del tipo de combustible y de las condiciones de conducción.

  • Freno de disco:

Cada 20.000 km se recomienda controlar el desgaste de discos y pastillas, pero su duración dependerá en gran medida del vehículo y de la utilización que se haga de él. Hay que tener en cuenta que las pastillas delanteras se desgastan con mayor facilidad que las traseras. En concreto, su desgaste es el doble.

  • Amortiguadores:

Se aconseja revisión cada 20.000 km, aunque no suele ser necesario cambiarlos hasta que llegamos a entre 65.000 y 90.000 km. Los amortiguadores deben cambiarse siempre por ejes, de dos en dos, o los cuatro a la vez.

  • Rodamientos de rueda:

Los rodamientos pueden durar toda la vida útil del coche. El 90% de ellos están preparados para superar los 500.000 km, pero existen causas que pueden provocar el deterioro prematuro de un rodamiento y afectar su vida útil.

  • Gestión del motor:

La gestión del motor incluye una gran cantidad de sensores y actuadores que contribuyen al correcto funcionamiento y afectan a la seguridad en la conducción. En cada revisión de mantenimiento, hay que prestar atención a su estado.

  • Sistemas de dirección:

Los amortiguadores o los neumáticos y su estado repercuten en el correcto funcionamiento del sistema de dirección, por eso las revisiones deben ser periódicas.

  • Frenos de tambor:

80.000 km es la duración media de un kit de freno trasero y se recomienda, como mínimo,  una revisión cada 30.000 km en un taller de confianza.

  • Kit de distribución:

Se recomienda una sustitución entre los 100.000 y los 120.000 kilómetros, aunque el cambio de la correa de distribución varía mucho en función del vehículo.

 

Recurre siempre a un taller de confianza para realizar las revisiones y mantenimiento de tu vehículo, nada mejor que un servicio profesional para asegurar tu seguridad y la durabilidad de tu vehículo.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat